Tener unas finanzas saludables no puede reducirse a pagar deudas y ahorrar. ¿Cómo sé cuánto puedo gastar cada mes? ¿Y si tengo más oportunidades para ahorrar de las que creía? Hoy vas a aprender a hacer tu radiografía financiera de forma sencilla y paso por paso, para que conozcas tu situación económica actual y descubras acciones que puedes tomar hoy para hacer crecer tu capital mañana. Comencemos por conocer tu patrimonio.

¿Qué tienes?

Realiza una lista que incluya tu efectivo en el banco y todas esas cosas que, si tienes la necesidad, podrían convertirse en dinero: un coche, el lugar donde vives (si eres dueño), tu computadora, la cámara que no usas, inversiones, etc. Anota el valor de esos bienes. Es tan fácil como preguntarte en cuánto podrías vender tu auto hoy. Una vez que tengas la lista y los montos, súmalo todo. Ese es el total de tus “activos”.

¿Qué no tienes?

Ahora toca hacer lo mismo con el dinero que, en teoría, no posees: tus deudas. Anota todas las que tengas a corto y largo plazo. El celular que todavía estás pagando, lo que debes a la tarjeta de crédito, tu hipoteca, un préstamo, etc. Fíjate en plazos y tasas de interés. Considera que tu Tarjeta de Crédito NanoPay tiene muchas promociones de meses sin intereses y tómalas en cuenta. Una vez mas, haz una lista con montos y súmalos todos. A las deudas las llamamos “pasivos”.

Ahora, a tu total de activos, réstale el total de tus pasivos. Ese es tu patrimonio en este momento. Lo que debes buscar es hacerlo crecer aumentando activos mientras pagas tus deudas. Ahora vamos a revisar tu flujo de efectivo.

¿Cuánto ganas?

Haz una lista con todo lo que te deja dinero durante el mes: tu sueldo, alguna renta, rendimientos de inversiones, ganancias por un negocio o proyecto, etc. Identifica si estos ingresos son constantes, ocasionales o si varían con el tiempo. Finalmente, súmalos todos.

¿Cuánto gastas?

Quizá este sea el paso más difícil, aunque debería ser un hábito básico: anota todos tus gastos. Sí, todos: la renta, servicios de luz, gas, Netflix, pasajes, despensa, internet, tu refresco de la tarde, pagos a tarjetas, seguros y todo lo demás en lo que se va tu dinero. Para incluir los gastos anuales o semestrales, como la tenencia del coche o la anualidad de tu tarjeta, suma su total anual y divídelo entre 12 para saber cuánto te cuestan al mes. Si eres un NanoPlayer, no tienes que preocuparte por ningún pago anual a tu tarjeta de crédito. Ahora sí, una vez que termines la lista mensual, suma los montos.

Ahora resta este último total al de ingresos para conocer tu balance del mes y evalúa el resultado: si es un número negativo, significa que no te está alcanzando y necesitas urgentemente eliminar gastos o buscar opciones más baratas; si el número es cercano a cero, quiere decir que tu deuda no va a aumentar, pero tampoco tu patrimonio, y es momento de hacer ahorros diarios para cambiar eso; por último, si tu resultado fue positivo, tu siguiente paso es poner a trabajar ese dinero que te sobró.

¡Felicidades, has terminado! Estas cuatro listas, junto con tu patrimonio actual y flujo de efectivo, conforman tu radiografía financiera. Ahora que tienes esta información, aprovéchala para gastar de forma más inteligente, dar prioridad a las deudas más problemáticas y aumentar tu patrimonio poco a poco. Y recuerda que con NanoPay puedes pagar a tu ritmo, al seleccionar una compra y elegir cuándo comenzar a pagarla. Ahora sí, ¡a mejorar tus finanzas!

1 comentario en “¿Cómo están mis finanzas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *